Con su apoyo los socios de El Dorado SFB dan aliento a un proyecto popular cuyo propósito es dar vida a un espacio estable para la divulgación del Flamenco. Sentimos el palpito del Flamenco y queremos ser parte de él. ¡Hazte Soci@!!
Cuota socio: 25€ Trimestrales (100€ al año) Esta cuota da derecho a entrar de forma gratuita a todos los actos organizado por EL DORADO SFB.

Cerrar
Pablo Martín Caminero «Al toque»
31 marzo 2022 – 19:00h
Sala Sandaru (CC Parc Sandaru)

La guitarra flamenca es, en mi opinión, una de las manifestaciones más originales de la imaginación humana. Los más de diez años compartidos junto al maestro Gerardo Núñez, mi maestro, me han hecho conocer muy de cerca los desafíos técnicos, musicales y psicológicos a los que se enfrentan los guitarristas flamencos de concierto. El sinfín de posibilidades técnicas y musicales que arrancan estos músicos a las seis cuerdas y diecinueve trastes es abrumador, tanto, que no me viene a la cabeza ningún otro instrumento en relación con el cual se hayan alcanzado semejantes cotas de imaginación, a la hora de utilizar recursos técnicos para hacer música. De ese “toque”, de ese torrente de combinaciones de dedos y cuerdas, nace y se nutre la música del Flamenco”

-Pablo Martín Caminero-


«AL TOQUE»
Pablo Martín Caminero,
contrabajo
Moisés P. Sánchez,
piano
Paquito González, percusión
Concierto

Jueves 31 de marzo de 2022 – 19 Hs
Aforo Reducido. Acceso con inscripción previa para socios.
[Entrada general 12 Euros hasta completar aforo]
Sala Sandaru – C/ Buenaventura Muñoz, 21 (08018 – Barcelona)

El último trabajo de Pablo Martín Caminero, Al toque (Nuba Records, 2021), el sexto disco de su carrera, es un sentido homenaje a la guitarra flamenca, instrumento responsable de aportarle la mayor parte de la riqueza y complejidad musical al género. En un texto que acompaña al disco, el propio contrabajista expresa  con elocuencia la fascinación que le genera la historia de este instrumento y las altas cotas de creatividad a las que han llegado sus intérpretes, y en una interesante entrevista para masjazzdigital.com aún se extendía, añadiendo: “sé de pocos instrumentos, no musicales sino en general —quizás el ordenador pudiera ser— del que se haya sacado tanto de tan poco. La guitarra es un instrumento, en general, muy limitado acústicamente: tiene pocas cuerdas, tiene trastes, hay que moverse mucho, no llega a la cuarta fila sin amplificar… los guitarristas flamencos se han tenido que buscar la vida muchísimo. Toda esa cultura ha generado una manera de ver la guitarra, todo este rasgueo y todas esas técnicas también vienen de las limitaciones propias de la guitarra. Entonces han creado un mundo totalmente original y único en torno a un instrumento que se toca en todo el mundo.”

De esta fascinación nace un disco interesantísimo en el que se recuperan ocho composiciones de ocho de las más grandes figuras de la guitarra (Moraíto, Vicente Amigo, Sabicas, Riqueni, Paco de Lucía, Cañizares, Gerardo Núñez y Manolo Sanlúcar). Adaptadas para formación de trío, Pablo Martín Caminero se ha sumergido en un arduo trabajo de transcripción y arreglo para vestir los temas a medida del piano de Moisés P. Sánchez y la percusión de Paquito González. La elección de los acompañantes nos es arbitraria, en el primero, Pablo ha buscado su extraordinario conocimiento armónico, su registro jazzístico y el propio hecho de no provenir de un entorno específicamente flamenco, para favorecer que tomara las piezas con la frescura y desinhibición necesarias para darles un nuevo aire; en Paquito tenía claro que buscaba lo contrario, su habilidad para aportar siempre ese sabor flamenco con su dominio del compás. Con esos ingredientes Pablo reconoce que ha querido llevar su contrabajo a otro nivel de exigencia, buscando nuevas sonoridades con el arco y adaptando técnicas que aprecia en la musicalidad de la guitarra. A cada pieza le ha sabido encontrar una plasticidad y matices que nos hacen disfrutar aquellos temas, reconociéndolos, pero encontrándoles algo nuevo, del mismo modo que se opera, diríamos, con los standards de jazz. Nos hace intuir, también, que tras hacer suyos los arreglos y composiciones,  la improvisación será la protagonista de la puesta en directo del trabajo.

Pronto hará veintisiete años de aquel 10 de Paco, con Jorge Pardo y Chano Domínguez a la cabeza, y da gusto ver que hay una buena generación de artistas con sobrado talento para seguir metiéndole mano al gran legado musical de la guitarra flamenca. Pablo Martín Caminero es, sin duda, un alto representante de esta joven hornada de músicos que sabe leer y reinterpretar. Cinturón negro de solfeo, como bromea él mismo, estudió en el Conservatorio de Viena, como antes hicieran Mauricio Sotelo o Faustino Núñez, quien, por cierto, alguna vez ha traído a colación un tema de Pablo para recordar que el flamenco se mueve, que está vivo y hasta le salen nuevos palos, como su Por camineras.

 

La reseña de Cándido Querol en B!ritmos
RESEÑA

 

EL DORADO
Sociedad Flamenca Barcelonesa