Con su apoyo los socios de El Dorado SFB dan aliento a un proyecto popular cuyo propósito es dar vida a un espacio estable para la divulgación del Flamenco. Sentimos el palpito del Flamenco y queremos ser parte de él. ¡Hazte Soci@!!
Cuota socio: 25€ Trimestrales (100€ al año) Esta cuota da derecho a entrar de forma gratuita a todos los actos organizado por EL DORADO SFB.

Cerrar
Ana Morales, Pedro Barragán y Mariví Blasco presentan «OKlahoma»
06 octubre 2022 – 19:00h
Sala Sandaru (CC Parc Sandaru)

El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa abre la temporada con un concierto singular en el que tres artistas, un guitarrista flamenco, una bailaora y una soprano, se juntan para la ocasión con el propósito de explorar los límites de sus respectivas disciplinas.

– OKlahoma –
Ana Morale,
baile
Pedro Barragán, guitarra
Mariví Blasco, soprano

Lugar: Sala Sandaru – Calle Buenaventura Muñoz, 21 (Barcelona)
Fecha: Jueves 6 de octubre a las 19 hs
Concierto organizado por El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa

Aforo Reducido. Acceso con inscripción previa para socios.
[Entrada general 12 Euros hasta completar aforo]
Sala Sandaru – C/ Buenaventura Muñoz, 21 (08018 – Barcelona)

“El Flamenco no es limitante…me estaba limitando yo” confiesa Rocío Márquez a propósito de la presentación de su disco Tercer Cielo que ha editado junto a Santi Bronquio en un ejercicio valiente de la cantaora por lo que tiene de riesgo su inmersión en la música electrónica. Rocío habla en la entrevista con Ángeles Castellano para el Periódico de España de la superación de esa limitación …”porque quería conseguir una aprobación, una aceptación y me daba mucho miedo no tenerla.  Con este trabajo he llegado a entender que lo importante es respetarse a uno mismo, lo que conlleva respetar lo que cada uno piense o diga. Gloria bendita al que no le guste porque es normal que así sea.”

Quizás este comentario de Rocío sea revelador hoy día, de la percepción que tiene buena parte de la generación actual de artistas flamencos contemporáneos. Es verdad que para Enrique Morente fue una constante en su vida esa necesidad de despegarse del dictado de la norma que fijaba lo que se tiene que hacer o no hacer en el flamenco de la época como también lo fue para otros ilustres como Paco de Lucía o Camarón y que después en el comienzo del milenio, sobre todo en el baile, Israel Galván, Andrés Marín o Rocío Molina dejaron bien claro que ese quehacer les pertenece exclusivamente a ellos, pero lo revelador del momento actual  es comprobar cómo se ha diluido para buena parte de los artistas jóvenes la obligación  de ceñirse al marco de esa tradición inventada. Hoy los artistas prefieren mirarse a sí mismo y a su entorno más inmediato para encontrar las pautas a seguir. Entienden la Tradición como un rico fondo de materiales heredados que utilizan con absoluta libertad, a su libre albedrio, sin cortapisas.

Ana Morales es hoy una figura señera en el panorama actual del baile flamenco. Nació en Barcelona y antes de cumplir los 16 años, se fue como bailarina a Sevilla con una beca de la Compañía Andaluza de Danza (lo que hoy es el Ballet  Flamenco de Andalucía). Allí creció hasta hacerse bailaora bajo el magisterio, primero de José Antonio y luego de Rafaela Carrasco de la que se siente deudora por todo lo que recibió, también   encontró enseñanzas en Javier Latorre, Andrés Marín o Javier Barón al bailar en sus compañías.  Fue bailaora solista del BFA en los espectáculos La Memoria del Cante 1922 e Imágenes y ganó entre otros premios el Desplante de 2009 del festival Internacional del Cante de la Minas. Al año siguiente formó compañía propia y debutó en el Festival de Jerez con De Sandalia a Tacón al que le siguieron Reciclarte, Bagatelas, Los Pasos Perdidos, Una Mirada Lenta, Sin Permiso, En la Cuerda Floja y este año ha estrenado Peculiar en tres ciudades, Paris, Barcelona y Sevilla, mismo espectáculo pero versiones diferentes. Según le cuenta en una entrevista a Ernestina Von de Noort la directora de la Bienal de Holanda, Ana, necesita moverse entre esa dualidad que marca el equilibrio y el desequilibrio “siento mucha libertad cuando no hay orden” necesita moverse en ese espacio desprotegido para desde ahí buscar el equilibrio.

Pedro Barragán, formado en el Conservatorio del Liceo de Barcelona bajo el magisterio de Manuel Granados, también marchó  joven a Sevilla. Discípulo de Juan Habichuela se interesó desde el principio por la guitarra de acompañamiento y en esa tarea Ilustró el cante de personajes ilustres como Paco Taranto, Chano Lobato, Fernando de la Morena o Carmen Linares, también a jóvenes de su generación, como Rocío Márquez o Gema Caballero, con quien grabó De paso en paso, el primer disco de la cantaora granadina. El año pasado publicó Chinitas su primera entrega discográfica, un trabajo de introspección, un ejercicio experimental realizado desde el respeto al legado que dejaron los maestros pero concebido y ejecutado con absoluta libertad. El resultado fue un disco especial,  muy personal, un recital sin pausas realizado en el estudio de grabación, una rueda sonora que no tiene fin porque hilvana las dieciséis piezas que lo componen (micro composiciones creadas en diferentes estilos flamencos) dispuestas al modo de Sherezade, de manera que el final de cada una desemboca en el principio de la siguiente. Como dijo Juan Vergillos en su reseña para El Diario de Sevilla “es una obra a contracorriente, no sólo de la guitarra actual, también de lo jondo de hoy, siendo profundamente flamenca y radicalmente contemporánea.”

Mariví Blasco nació en Valencia donde estudió piano, oboe y canto en el Conservatorio José Iturbe, posee un curriculum rico y extenso ya sea por sus numerosas colaboraciones como solista en agrupaciones nacionales y europeas o por sus actuaciones en salas emblemáticas de todo el mundo. También son resaltables sus grabaciones discográficas, varias de ellas han sido distinguidas y premiadas. Fue miembro fundador junto a Fahmi Alqhai de la Academia del Piacere que propició entre otras obras, Las Idas y las vueltas. disco mestizo que combina la música barroca y la flamenca. Para ello contaron con la colaboración de Arcángel, Miguel Ángel Cortés y Agustín Diassera. Mariví se siente afortunada cuando puede trabajar con músicas tan diferentes, le interesan los contrastes porque es una oportunidad para romper barreras ”al fin y al cabo la expresión y los sentimientos que emergen son los mismos, la diferencia está en el lenguaje y eso es trabajable”.

 

EL DORADO
Sociedad Flamenca Barcelonesa