Con su apoyo los socios de El Dorado SFB dan aliento a un proyecto popular cuyo propósito es dar vida a un espacio estable para la divulgación del Flamenco. Sentimos el palpito del Flamenco y queremos ser parte de él. ¡Hazte Soci@!!
Cuota socio: 25€ Trimestrales (100€ al año) Esta cuota da derecho a entrar de forma gratuita a todos los actos organizado por EL DORADO SFB.

Cerrar
«Verso libre» el baile de MARIA MORENO en el festival ·Dansa Metropolitana·
22 marzo 2022 – 19:00h
Sala Sandaru (CC Parc Sandaru)

Un año más, El Dorado SFB abre las puertas de la Sala Sandaru a “Dansa Metropolitana” la cita que desde hace años convoca a los amantes de la danza y el arte en movimiento.


Foto: Miguel Ángel González González

«Verso Libre»
MARIA MORENO, baile
Juan Requena, guitarra
Manu Masaedo, percusión

Lugar: Sala Sandaru – C. Buenaventura Muñoz, 21 (Barcelona)
Fecha: Martes 22 de marzo a las 19 hs
Concierto organizado por El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa
en el ámbito de «Dansa Metropolitana 2022»

Duración: 60 minutos
Precio de la entrada: 12 euros (gratis para los socios de El Dorado SFB)

El acceso a este concierto es con reserva de entrada mediante inscripción previa y venta de entradas en la puerta de la Sala Sandaru el mismo día del concierto.


Foto. J.M. Serrano

María Moreno es punta de lanza de esa generación clave que está sumergiendo el baile flamenco en una nueva edad de oro por la riqueza del lenguaje y el dominio técnico. En su cuerpo, la danza ocurre de manera tan natural como el respirar. Un baile estilizado, lleno de matices y detalles personales.

-deflamenco.com-

El baile de María Moreno no necesita muchos argumentos para ser apreciado. Tiene intensidad, gracia y compás. Mueve el mantón. Tira los zapatos al escenario y baila una rumba descalza que tiene los ingredientes mágicos para cambiar de continente, los giros nos llevan a oriente, las caderas al Caribe y hasta parece asomar el éxtasis de las mujeres bereberes.

-José Manuel Gómez Gufi para deflamenco.com-

Sí, su movimiento corporal despliega un abanico de matices, reflejo de quienes encuentran en el baile la primera y más poderosa forma de expresión -“por eso me gusta tanto bailar, porque hay cosas que no soy capaz de decirlas, pero cuando bailo, exploto”, dice ella misma-, un movimiento de incuestionable libertad, labrado a fuerza de constancia en el trabajo y un talento natural que, como tantas otras veces, se tradujo en una tempranísima vocación; en varias ocasiones ha explicado que cuando era niña reunía a su familia para que la vieran bailar y cómo “pasando el plato uno de esos domingos” consiguió el dinero para sus primeros zapatos profesionales. El baile de María Moreno carga con todo el valor que ella recoge de la tradición flamenca, dispone, como contaba Fernando Iwasaki para El País, de “una constelación de remates, marcajes y escobillas”, una infinidad de recursos que sabe desligar de ideas coreográficas rígidas para fluir y dar a cada momento su forma más orgánica con un marcado carácter contemporáneo. Sabe darlo todo con un desparpajo y una energía inusitadas, hacer que el tiempo se suspenda en los estilizados giros de su mantón, recogerse en un silencio o sorprender con audaces recursos escénicos y musicales.

Desde que se enrolara con apenas 17 años en la compañía de Eva Yerbabuena, a quien considera su maestra, ha actuado en los teatros más prestigiosos del mundo.  El Premio Revelación del Festival de Jerez de 2017, por Alas del recuerdo, la confirmó como un nombre propio de la danza flamenca. Al año siguiente ganó el Giraldillo Revelación de la Bienal de Sevilla por De la Concepción, y se ha consolidado como una gran figura con More (No) More, Giraldillo al Momento Mágico de la XXI Bienal por el inicio de su soleá. En esa edición, además, se encargó del acto inaugural junto con Antonio Canales y Rafael Riqueni, a quien acompañó previamente en la gira de su disco Herencia. En 2020 vio la luz Yo bailo, libro compartido con la fotógrafa Susana Girón en el que María firma los textos; una extensión del espectáculo del mismo nombre nacido un año antes.

María viene acompañada del gran guitarrista Juan Requena, a quien bien conocen los socios de El Dorado por haber actuado en nuestra sala mostrando todas las facetas que sabe aportar su guitarra; como solista, en 2017, acompañando el cante de José Valencia, en 2019, y el baile de Jesús Carmona este año pasado. Cerrando el elenco tendremos a Manu Masaedo, uno de los percusionistas más personales de la nueva generación. Nacido en Granada en 1989 y criado en Barcelona, ha desarrollado un estilo propio con un sonido de gran precisión y complejidad rítmica. Músico versátil, ha compartido escenario con grandes figuras de la música como son Wynton Marsalis, Chano Domínguez o Paquito d’Rivera entre otros.

<><><><>

La reseña de Cándido Querol en B!ritmos
RESEÑA

 


EL DORADO

Sociedad Flamenca Barcelonesa